Guía completa para el aprendizaje de idiomas
Parte 1: Aprender pronunciación

This site is available in English. Show this page in English

El vídeo perfecto para aprender idiomas extranjeros

Siempre me ha apasionado aprender idiomas. Además de mi lengua materna, el ruso, hablo bien el inglés y el francés, y tengo experiencia con otros idiomas, como el japonés (En 2006 aprobé el primer nivel de la Prueba de Aptitud de Japonés), el español, el alemán y el chino.

Desde que empecé a aprender idiomas extranjeros, siempre me he preguntado: ¿cuál es la mejor manera de aprender un idioma extranjero? ¿Con un libro? ¿Una grabación de audio? ¿Un curso en vídeo? ¿Clases con un hablante nativo?

Bueno, todos estamos de acuerdo en que se puede aprender muy rápido en clases particulares con un profesor profesional, aunque estas clases tienen un problema, por desgracia no todos pueden permitírselo. Aunque las clases en grupo son más económicas tienen el problema de que los alumnos pasan mucho tiempo escuchando los errores de sus compañeros de clase.

Si queremos aprender un idioma extranjero por nuestra cuenta, los materiales de aprendizaje se pueden dividir en 3 categorías:

  1. Texto
  2. Audio + texto
  3. Vídeo + texto

Después de haber experimentado con estas opciones me he dado cuenta de que el vídeo combinado con texto es realmente la mejor manera de aprender deprisa una lengua extranjera. Sin embargo, había un pequeño problema: encontrar el vídeo adecuado. Y cuando digo «adecuado», quiero decir:

  • Sonido y vídeo grabado con un equipo profesional, de buena calidad
  • Diálogos lentos para principiantes y de mayor velocidad para los niveles avanzados
  • Buena articulación: cada palabra debe ser pronunciada con total claridad
  • Todos los actores que intervengan deben ser hablantes nativos
  • Todos los diálogos deben estar solo en el idioma extranjero para que no se distraiga el estudiante con varios idiomas a la vez
  • Subtítulos en todos los diálogos
  • Traducción de todos los diálogos
  • Transcripción fonética del texto: hay idiomas, como el inglés o el japonés, en los que no sabes cómo pronunciar una palabra desconocida
  • Sin distracciones como ruido o música de fondo
  • Las voces de los actores se deben grabar al mismo tiempo que el vídeo, sin doblar.
  • Enfoque en las palabras más comunes del idioma para ayudar a los estudiantes a estar preparados rápidamente en situaciones comunicativas reales

Nunca he visto un curso que cumpla todos los criterios anteriores por lo que decidí crear un sitio web Proyecto Modelino para ayudar a encontrar buenos materiales de vídeo gratuitos. Como no estaba satisfecho con los cursos disponibles, comencé a crear mis propios cursos de pronunciación.

¿Ahora que hemos hablado de qué utilizar para aprender idiomas, no deberíamos pensar en cómo aprender un idioma? ¡No, aún no! Antes de eso me gustaría hablar de algo mucho más importante; algo que para muchos será el factor determinante en su éxito o fracaso: la motivación.

 

Motivación + Práctica frecuente = ¡Éxito!

Puede que ya haya visto esta fórmula para conseguir buenos resultados. No es ningún secreto que con una práctica frecuente y una buena motivación se puede conseguir casi todo en cualquier aspecto de la vida: negocios, deportes, ciencia, ¡lo que sea! Aprender idiomas no es una excepción. Así que antes de que empiece a hacer cualquiera de los ejercicios que se describen a continuación hágase las siguientes preguntas:

  • «¿Por qué aprender este idioma?»
  • «¿Es realmente importante para mí aprender este idioma?»
  • «¿Qué voy a hacer cuando alcance cierta fluidez en el idioma que estoy aprendiendo?»

Si su respuesta comienza con «Bueno, no sé...», olvídelo, no necesita realmente un idioma extranjero. Pero si puede hablar por lo menos durante cinco minutos respondiendo a estas preguntas, y es capaz de convencer a su interlocutor de que no puede vivir sin este idioma, ¡eso es otra historia! ¡Bienvenido al club de los amantes de las lenguas extranjeras!

Otra parte fundamental de la fórmula es la práctica regular. Por regular, quiero decir al menos una hora TODOS los días. ¿Por qué es tan importante? Bueno, cualquier lengua extranjera no le parece natural a su cerebro. Si ya ha intentado aprender un idioma extranjero se habrá dado cuenta de lo difícil que resulta aprender palabras nuevas al principio. Su cerebro rechazará el otro idioma a menos que pueda demostrarle que es algo que usted realmente necesita, algo que va a utilizar de forma regular. Y eso requiere práctica intensiva regular.

Quiero que repita esta fórmula mágica una y otra vez:

Motivación + Práctica frecuente = ¡Éxito!

Este es un prerrequisito absoluto para lo que figura a continuación. Esta es la razón por la que la mayoría fracasamos con los idiomas en la escuela (faltaba al menos una parte de la fórmula).

 

Un estado especial para aprender idiomas: el Estado de Alto Rendimiento

Si quiere llevar a cabo alguna actividad y obtener buenos resultados, debe estar mental y físicamente preparado para esa actividad. Digamos que quiere jugar a un deporte que requiere reflejos, como el tenis. Para ello debe estar alerta, calentar sus músculos, y no tener la mente distraída, y estar expectante a todo lo que pueda pasar a su alrededor. Otras actividades, como la meditación por ejemplo, pueden requerir un conjunto diferente de parámetros corporales. A cada uno de esos grupos se le puede llamar un estado.

También tendrá que entrar en un estado especial que le ayudará a aprender las lenguas extranjeras fácil y rápidamente. Piense en esta cita de John Grinder, uno de los cofundadores de la Programación Neurolingüística (PNL):

Así, cuando se aprende otro idioma... Estrictamente hablando, no hay dos lenguas que sean directamente traducibles. No se puede traducir de otro idioma al suyo propio. Pero por supuesto se puede usar un idioma y el otro. Pero traducción directa, no. No es real. Así que si todo lo que se le ofrece es un cubículo y unos auriculares, no hay más opción que traducir. Esa es la forma más eficaz de no aprender.

Lo que necesita es una realidad aparte. Lo que necesita es un estado que esté tan disociado del inglés (o de los idiomas que hable) que cuando escuche a otros hablándolo o se le dispare un bucle auditivo interno en ese idioma, le suene a chino (si no habla chino, claro). Si puede lograr eso, puede crear un lugar para que crezca este nuevo mundo, porque al principio es muy frágil.

Hay una tendencia muy fuerte, sobre todo en los occidentales, de recurrir a la comprensión: la confusión es un estado del que hay que librarse a toda costa. Pero esto es realmente un engaño. La confusión es una indicación de que está a punto de aprender algo si sigue intentándolo. Es decir, si no estaba confundido, entonces es que no iba a aprender nada nuevo.

Ahora es probable que se plantee estas preguntas:

  1. ¿Cuáles son las características precisas de este estado de alto rendimiento?
  2. ¿Cómo se puede lograr este estado?

La respuesta a la primera pregunta es simple. Como en el tenis, debe sentirse físicamente cómodo, haber hecho precalentamiento, y estar sin tensiones innecesarias. Mentalmente debe estar seguro de sí mismo, lleno de energía, y entusiasmado con lo que está haciendo, alerta y abierto a cualquier cosa que pueda ver u oír. También debe tener una actitud positiva con los errores que pueda cometer. ¿A quién le importa si está cometiendo errores? ¡Es parte del proceso de aprendizaje!

Entonces, ¿cómo podemos lograr este estado de alto rendimiento? Bueno, hay varias opciones. En primer lugar, pensemos en el tenis. Si juega bien al tenis, habrá llegado a ese estado varias veces a lo largo de su vida. Lo alcanza cada vez que juega un partido. Sin embargo jugar un partido de tenis antes de cada clase de idiomas es bastante difícil, ya que pocos tienen una pista de tenis detrás de su casa.

Afortunadamente tenemos otra opción. Puede usar unos juegos especiales o ejercicios que le ayudarán a alcanzar este estado muy rápidamente. No requieren equipos costosos y se pueden realizar fácilmente en casa. Uno de ellos es el Juego del alfabeto, que es bastante sencillo para jugar en casa.

Para obtener los mejores resultados con los vídeos para el aprendizaje de idiomas, le recomiendo que haga todos los ejercicios descritos a continuación en este estado de alto rendimiento. Es una técnica muy eficaz que le ayudará considerablemente en su aprendizaje de idiomas, ¡y en otros aspectos de su vida también!

Ahora que hemos comentado qué usar para aprender un idioma y en qué estado debe hacerlo, es hora de hablar de por dónde empezar. En mi opinión debe comenzar con la pronunciación.

 

¿Cómo aprender pronunciación?

A menudo comparo el aprendizaje de idiomas, especialmente en el ámbito de la pronunciación, con el aprendizaje de un instrumento musical (como la flauta) o alguna actividad física (como el tenis).

Consideremos primero aprender a tocar la flauta. Al principio el profesor le muestra cómo sostener la flauta, cómo soplar y cómo poner los labios para producir un sonido, y después el estudiante lo imita. Podríamos decir que el maestro sirve como modelo para el estudiante, y que el estudiante copia el comportamiento del modelo. Y hay que repetir mucho. Con estos movimientos repetitivos, el cuerpo (los dedos, las manos y los labios) se va acostumbrando a esta actividad con la que no está familiarizado, hasta que el estudiante termina tocando bien.

Pongamos ahora al tenis de ejemplo. El principio es básicamente el mismo: el maestro enseña la manera correcta de agarrar la raqueta, cómo golpear bien la pelota, y el estudiante copia los movimientos del profesor. Una vez más, hay repetición, y mucha. Por supuesto al principio los movimientos del alumno serán torpes, pero con tiempo, práctica y buena motivación, los músculos y el cerebro se adaptarán a esta actividad, y el estudiante será capaz de golpear la pelota correctamente.

¿Pues sabe qué? ¡Aprender un idioma extranjero es lo mismo! Uno observa con atención cómo habla un hablante nativo, y lo imita. Se ponen los labios igual que el nativo, y se hace lo posible para producir el mismo sonido que él. ¡Eso es todo!

Piénselo bien: los niños pequeños no leen descripciones sobre los movimientos de los órganos articulatorios y no ven animaciones de la cara, y sin embargo se las apañan para aprender a pronunciar todos los sonidos de su idioma. En muchos aspectos usted tiene ventajas sobre los niños pequeños. Su sistema nervioso está desarrollado, sabe lo que está haciendo, puede concentrarse mejor y puede usar transcripciones fonéticas para aprender sonidos del otro idioma a los que no está acostumbrado.

 

El sonido: la sustancia primaria de las lenguas

Cuando empiece a leer la descripción de los ejercicios detallados más abajo, tenga en cuenta un principio muy importante: nunca se debe tratar de aprender la estructura de un idioma nuevo (ya sean sonidos, palabras o frases) solo de un texto; se deben aprender de un vídeo o de una grabación, pero nunca de un texto solo. ¿Por qué? Plantéese el aprendizaje de un idioma como si se tratara de música.

En la música el elemento principal que queremos aprender es el sonido. Su representación visual (o notación) es secundaria, y debe tratarse como tal. Lo mismo ocurre con los idiomas. La lengua hablada apareció mucho antes que la lengua escrita, y hay que tener en cuenta esta jerarquía cuando se aprende.

Si aún no está convencido del todo, hagamos un pequeño experimento (si habla algo de inglés). Diga en voz alta la frase «I say». Ahora escuche tres pequeños fragmentos de la serie británica Jeeves y Wooster:

Ahora compare cómo la pronunció usted y cómo la pronuncia Hugh Laurie en cada caso. ¡Seguro que la entonación no ha sido igual! En estos ejemplos en particular, la frase tiene tres significados diferentes:

  • «I say» (1) = «¡Vaya! ¡Increíble!»
  • «I say» (2) = «¡Disculpe! »
  • «I say» (3) = «¡Venga ya! ¡No estás hablando en serio! »

Imagine que estuviera aprendiendo inglés con un libro de texto. Nunca se habría imaginado o habría aprendido estas entonaciones correctamente. En cierto modo podríamos decir que las grabaciones de audio son todo lo que necesitamos para aprender entonación, y es cierto hasta cierto punto. Desde luego, puede usar el audio para aprender entonación, pero así se nos escapa parte del significado. Con el vídeo no solo oímos cómo se pronuncia una frase o una palabra, sino que también podemos ver en qué situaciones se usan y cómo las pronuncian los nativos, además de que se percibe toda la comunicación no verbal. Eso hace que el vídeo sea el mejor material para aprender una lengua. Todos los detalles de la información lingüística aparecen plasmados en su forma original. Nunca se podría extraer tanta información solo de una grabación de audio o un texto. ¡Sencillamente no es posible!

Así que si le es posible, use siempre vídeos (o al menos audio) cuando esté aprendiendo algo nuevo en un idioma. Este método le ahorrará mucho tiempo en sus estudios, porque estará aprendiendo el idioma como realmente lo hablan los nativos, no como usted se imagina que suena cuando lee un texto extranjero. Así no tendrá que volver a aprender en el futuro lo que ha aprendido incorrectamente en el pasado.

 

Ejercicios de pronunciación

He compilado una lista de ejercicios que puede hacer mientras usa materiales audiovisuales, pero no tiene por qué hacerlos todos. Le sugiero que elija los que le ayuden a aprender más rápido; cada persona tendrá sus propias necesidades.

Los ejercicios que describo más abajo son extractos modificados de mi libro sobre el aprendizaje de idiomas, Aprendizaje rápido de lenguas extranjeras: del inglés al japonés (publicado en ruso). Estos ejercicios están divididos en tres categorías, con tres ejercicios en cada categoría. Los ejercicios más importantes van resaltados en negrita.

  1. Ejercicios de aprendizaje pasivo
    • 1-A. Visualización pasiva del vídeo
    • 1-B. Lectura pasiva de la transcripción fonética
    • 1-C. Lectura pasiva del texto en lengua extranjera
  2. Ejercicios de aprendizaje activo
    • 2-A. Visualización activa del vídeo
    • 2-B. Lectura activa de la transcripción fonética
    • 2-C. Lectura activa del texto en lengua extranjera
  3. Ejercicios de consolidación
    • 3-A. Habla autónoma
    • 3-B. Lectura autónoma de transcripción fonética
    • 3-C. Lectura autónoma del texto en lengua extranjera

1. Ejercicios de aprendizaje pasivo

Los tres ejercicios siguientes le facilitan el aprendizaje pasivo, lo cual significa que no tiene que repetir de manera activa lo que oye, ni de manera externa en voz alta, ni de manera interna con minúsculos movimientos de los órganos del habla. Puede hacer estos ejercicios si no tiene ningún tipo de experiencia aprendiendo idiomas o si una palabra o frase es demasiado complicada o rápida para usted.

1-A. Visualización pasiva del vídeo

Instrucciones: ver el vídeo sin subtítulos.

Si ha hecho los ejercicios de aprendizaje activo que se describen más abajo puede trabajar solo con el audio: será una audición pasiva. En este caso puede hacerlo mientras se dedica a otras actividades diarias que no requieren mucha atención, como limpiar la casa. Puede que necesite extraer audio de archivos de vídeo.

1-B. Lectura pasiva de una transcripción fonética

Instrucciones: escuchar el audio y repasar a la vez la transcripción fonética.

Este ejercicio le ayudará a distinguir sonidos en la lengua que está aprendiendo que no le resultan naturales, de modo que le resulte más fácil imitarlos en ejercicios de aprendizaje activo.

1-C. Lectura pasiva del texto en lengua extranjera

Instrucciones: escuchar el audio y leer a la vez el texto extranjero.

Este ejercicio le ayuda a empezar a leer en un idioma extranjero.

2. Ejercicios de aprendizaje activo

Si ya tiene experiencia aprendiendo idiomas y sabe cómo alcanzar un estado de alto rendimiento, sáltese la fase de aprendizaje pasivo y empiece con los siguientes ejercicios:

2-A. Visualización activa del vídeo

Instrucciones: vea el vídeo sin subtítulos e imite al hablante nativo al mismo tiempo.

Este ejercicio (junto con el ejercicio 2-C) es fundamental. Aquí tenemos varias opciones. Si es un principiante, copie cómo habla el hablante nativo parando el vídeo después de cada palabra o frase.

Otra manera es empezar a copiar al hablante nativo tan pronto como empiece a hablar. Esto significa que habrá un retraso de un poco menos de un segundo entre su voz y la del hablante nativo. Le aconsejo que hable en voz alta, que es lo normal, o en silencio, sin vibración de las cuerdas vocales, pero en cualquier caso, sus órganos articulatorios deben realizar los mismos movimientos que harían si estuviera hablando en voz alta.

Un aspecto clave aquí es que no debe saber de antemano qué palabra se va a pronunciar cuando empiece a escuchar. Solo tiene que intentar reproducir con precisión todo lo que acaba de oír.

A veces los actores profesionales de doblaje de voz usan esta técnica.

Vea una demostración de Mike Rowe.

2-B. Lectura activa de transcripción fonética

Instrucciones: escuchar el audio y repasar visualmente a la vez la transcripción fonética mientras se imita al hablante nativo.

Este ejercicio puede ayudar a los que no tienen el oído muy entrenado. Algunas personas son capaces de reproducir lo que oyen con facilidad, ya sea por su naturaleza o como resultado de su formación (por ejemplo, los músicos). Si tiene la fortuna de que le resulten fáciles los sonidos del idioma que quiere aprender, sáltese este ejercicio, sobre todo si la fonética de esta lengua es parecida a la de su idioma materno.

2-C. Lectura activa del texto en lengua extranjera

Instrucciones: escuche el audio mientras sigue con los ojos el texto en la lengua extranjera e imita al hablante nativo al mismo tiempo

Este ejercicio es muy importante: le ayudará a aprender a leer en una lengua extranjera. Aquí nos encontramos con el mismo principio descrito en el ejercicio 2-A: ¡no debe empezar a leer la palabra antes que el hablante nativo! Cuando lea una palabra reproduzca exactamente lo que acaba de oír. Puede leer las palabras durante las pausas, o al mismo tiempo que el hablante nativo, con un poco de retraso.

3. Ejercicios de consolidación

3-A. Habla autónoma

Si practica los ejercicios del 1-A al 2-C de manera regular, tarde o temprano experimentará lo siguiente: de repente se encontrará intentando decir palabras o frases que ha aprendido antes, incluso aunque se encuentre haciendo un tipo de actividad completamente diferente.

Lo mismo ocurre cuando jugamos al tenis: al cabo de un tiempo nuestro cuerpo comienza a repetir lo que hemos aprendido durante el entrenamiento. ¡Es una señal muy importante de que estamos mejorando!

Por cierto, puede hacer lo mismo de manera consciente: recuerde las palabras o frases que ha aprendido y dígalas en voz alta, imitando al nativo al que oyó. Hágalo con tanta precisión como le permita su memoria.

Si sabe lo que significan las palabras o las frases que ha aprendido, intente imaginarse a sí mismo en una situación parecida y practíquelas en esta recreación mental tanto como le sea posible. También puede hacerlo con un compañero o su profesor. Este ejercicio es tan importante como 2-A y 2-C.

3-B. Lectura autónoma de la transcripción fonética

En este ejercicio lea en voz alta la transcripción fonética de las palabras que aprendió antes. Puede hacer una copia impresa de esta transcripción o ponerlo en su dispositivo móvil para practicar, incluso cuando no tiene una computadora a mano. De nuevo, haga todo lo que pueda para imitar al nativo con tanta precisión como le sea posible. Esto le ayudará a afianzar en su memoria a largo plazo los sonidos de la lengua que está aprendiendo.

3-C. Lectura autónoma del texto en lengua extranjera

Este ejercicio también es muy importante. Va a tener que leer el texto en la lengua extranjera por sí mismo, consolidando las habilidades lectoras que comenzó a desarrollar con el ejercicio 2-C.

 

Pronunciation Player – software para el aprendizaje de idiomas

Seguro que estará deseando practicar una vez leídos estos ejercicios. Para ayudarle a aprender pronunciación hemos diseñado un programa especial llamado Pronunciation Player. Cuenta con unas prestaciones únicas:

  • Reproducción a ritmo lento con audio extendido con sonido natural.
  • Presentación de varios tipos de subtitulado, incluyendo deletreo de palabras y transcripción fonética con todos los subtítulos, a los que se puede hacer que aparezcan o no separadamente.
  • Opción de pausa antes y después de cada videoclip.
  • Opción de repetir cada videoclip tantas veces como se quiera.

También tenemos grabados cursos de pronunciación de los idiomas más conocidos. Todos nuestros cursos están diseñados para satisfacer las necesidades de los alumnos de disponer de vídeos perfectos para el aprendizaje de idiomas, incluyendo:

  • Audio y vídeo de alta calidad
  • Velocidad oral lenta para principiantes
  • Articulación clara
  • Énfasis en las palabras más usadas

 

¿Qué pasa con el significado de las palabras?

Probablemente se habrá dado cuenta de que la lista de ejercicios hasta aquí no hace ningún hincapié en el significado de las palabras. ¿Cómo es posible esto? ¿Significa esto que va a aprender palabras extranjeras sin saber qué significan? ¡Pues sí, ese es el truco! ¿Recuerda que he empezado diciendo que el aprendizaje de los idiomas se parece al de un instrumento musical o un deporte? Estos ejercicios de pronunciación también son análogos a los de ese tipo de actividades.

En el contexto de los deportes, estos ejercicios son como los estiramientos o los ejercicios de acondicionamiento general. Si va a jugar al tenis no hace falta que se tire al suelo para estirar los músculos, pero estos ejercicios son muy importantes si quiere alcanzar un nivel decente a largo plazo. Todos los atletas profesionales los incluyen en su programa de entrenamiento.

Si hablamos de música, estos ejercicios de pronunciación son como si memorizáramos escalas o nos entrenáramos con la boquilla en el caso de algunos instrumentos de viento. Nadie va a hacer prácticas con la boquilla en una banda o una orquesta, pero estos ejercicios son esenciales para principiantes, e incluso los músicos profesionales los utilizan a veces.

Lo mismo ocurre cuando se realizan ejercicios de pronunciación. Sí, pueden resultar aburridos al principio. Y también algo raros, ya que estamos aprendiendo un idioma, pero ¡no hay comunicación de ningún tipo! Créame: ¡con el tiempo amortizará con creces estas prácticas! Le sugiero que deje el significado aparte de momento. Ahorre tiempo y energía: la mejor manera de aprender el significado de las palabras es ver a nativos hablando en conversaciones reales. Pero ese es el próximo paso en su aventura de aprender un nuevo idioma...

 

Traducido a español por Jaime Benito de Valle Ruiz y Juan Salanova

© Timur Baytukalov, 2014-2017